Policloruro de vinilo (PVC)

Termoplástico amorfo 

El policloruro de vinilo, habitualmente abreviado a PVC, es el tercer plástico más producido después del polietileno y el polipropileno. Este material se obtiene de la polimerización del monómero de cloruro de vinilo.

El PVC se utiliza de forma generalizada en la construcción por su durabilidad y docilidad. Mediante la adición de plastificantes se puede hacer más blando y más flexible. En esta forma se utiliza en los sectores de la confección y tapicería, para el aislamiento de cables eléctricos, en productos inflables y en muchas otras aplicaciones en las que sustituye a la goma.

La resistencia química y biológica del PVC, así como su docilidad, han permitido su uso en una amplia variedad de aplicaciones. Se emplea en tuberías de alcantarillado y otras aplicaciones de tubos en las que el coste o la vulnerabilidad a la corrosión limitan el uso de metal. Con la adición de estabilizadores y modificadores de impacto, se ha convertido en un material popular para marcos de puertas y ventanas. Mediante la adición de plastificantes, puede adquirir la flexibilidad suficiente para usarse en aplicaciones de cableado como aislante de los hilos.