Goma natural (NR)

Elastómero 

La goma natural, también denominada hule o caucho, es un elastómero (un polímero de hidrocarburo elástico) obtenido originalmente del látex, un coloide lechoso que producen algunas plantas. Se practica una incisión en la corteza del árbol para sangrar las plantas, y se recoge la savia de látex, una sustancia pegajosa y lechosa, que se refina hasta conseguir la goma utilizable. La forma purificada de la goma natural es el poliisopreno, una sustancia química que también se puede producir sintéticamente. La goma natural, al igual que la goma sintética, se utiliza en muchas aplicaciones y productos. Por lo general, es muy elástica y flexible, además de ser extremadamente impermeable.

La goma natural a menudo se vulcaniza, un proceso en el que la goma se calienta y se le añade azufre, peróxido o bisfenol para incrementar su resistencia y elasticidad, así como para evitar su deterioro. Con frecuencia se utiliza negro de carbón como aditivo de la goma para potenciar su resistencia, en especial en neumáticos de vehículos.

Otros usos significativos de la goma son los perfiles de puertas y ventanas, mangueras, correas, esteras, revestimientos para suelos y amortiguadores para el sector de la automoción. Los guantes y los globos también son grandes consumidores de goma. Asimismo, se utilizan cantidades significativas de goma como adhesivo en muchos productos y sectores manufactureros, aunque los dos más evidentes son los sectores del papel y de las alfombras. La goma también se utiliza habitualmente para fabricar gomas elásticas y gomas de borrar. Muchos neumáticos de aeronaves y tubos interiores todavía se fabrican en goma natural a causa del elevado coste que supone la certificación de sus equivalentes sintéticos para su uso en aeronáutica.